lunes, 24 de abril de 2017

Partición de bienes en vida mediante escritura pública

En Sentencia reciente C-683 del 2014, la Corte Constitucional declaró exequible la norma demandada contenida en el parágrafo del artículo 487 del nuevo Código General del Proceso, el cual permite realizar la partición de bienes en vida sin necesidad de sucesión y a través de escritura pública ante notario. En el sentido que la disposición acusada vulnera el derecho a la igualdad (art. 13 C. P) y, el principio de unidad de materia (art. 158 ibídem).

Según la Corporación no vulnera el derecho a la igualdad, porque no afecta los derechos de los hijos aún no nacidos o de los que no han consolidado su relación paterno-filial al momento de la partición, al no tener siquiera una simple expectativa que deba ser protegida, ya que es precisamente la existencia de esas relaciones jurídicas la que otorga la posibilidad de participar en el reparto de los bienes del causante. La norma, explica la corte, busca proteger a los terceros con un interés legítimo, como la necesidad de licencia judicial previa o la eventual rescisión de la partición en un plazo de dos años.

Con respecto al principio de unidad de materia, la Corte explica que sí se respeta, porque tiene conexidad temática, sistemática y teológica con el restante articulado del Código general del Proceso.
Corte Constitucional, Comunicado No.37 septiembre 10 y 11 de 2014 Sentencia C-683, septiembre 10 de 2014

LEY 1564 DE 2012
(Julio 12)
Por medio de la cual se expide el Código General del Proceso y se dictan otras disposiciones.

ARTÍCULO 487. DISPOSICIONES PRELIMINARES. Las sucesiones testadas, intestadas o mixtas se liquidarán por el procedimiento que señala este Capítulo, sin perjuicio del trámite notarial previsto en la ley.
También se liquidarán dentro del mismo proceso las sociedades conyugales o patrimoniales que por cualquier causa estén pendientes de liquidación a la fecha de la muerte del causante, y las disueltas con ocasión de dicho fallecimiento.
PARÁGRAFO. La partición del patrimonio que en vida espontáneamente quiera efectuar una persona para adjudicar todo o parte de sus bienes, con o sin reserva de usufructo o administración, deberá, previa licencia judicial, efectuarse mediante escritura pública, en la que también se respeten las asignaciones forzosas, los derechos de terceros y los gananciales. En el caso de estos será necesario el consentimiento del cónyuge o compañero.
Los herederos, el cónyuge o compañero permanente y los terceros que acrediten un interés legítimo, podrán solicitar su rescisión dentro de los dos (2) años siguientes a la fecha en que tuvieron o debieron tener conocimiento de la partición.

Esta partición no requiere proceso de sucesión.